FIBROMIALGIA

Entrenamiento cognitivo para personas que padecen fibromialgia

Entrenamiento que ayuda a frenar y prevenir los síntomas y el deterioro cognitivo y a mejorar el funcionamiento cognitivo de las personas afectadas por fibromialgia.

  • Los ejercicios, actividades y juegos en que se basa el entrenamiento tienen como objetivo a ayudar a mejorar las principales habilidades cognitivas implicadas en la fibromialgia, contribuyendo a minimizar algunas de las disfunciones cognitivas más comunes, como son los problemas de memoria, dificultades para concentrarse, o para hacer más de una actividad al mismo tiempo, enlentecimiento mental, dificultades para recordar palabras conocidas, desorientación espacial o problemas de cálculo, etc.
  • El entrenamiento es personalizado y adaptado a las necesidades de cada persona.

Recomiendo el entrenamiento para aquellas personas que:

  • Cuando se detecten los problemas cognitivos más característicos de la fibromialgia
  • Cuando se reciba el diagnóstico, ya que las probabilidades de sufrir las alteraciones cognitivas relacionadas con la fibromialgia son altas.
  • Cuando se detecten problemas cognitivos, aunque el diagnóstico se haya realizado hace tiempo: debemos tener en cuenta, que las alteraciones cognitivas pueden no presentarse el mismo momento que comienza el dolor y la fatiga crónica.

El patrón de alteraciones cognitivas alteradas en la fibromialgia para cada persona es diferente, para algunas pueden notar más problemas en una área específica, sin grandes quejas en las demás áreas; mientras que otra persona puede presentar perfectamente el patrón opuesto. 

IMPORTANTE: el entrenamiento no trata la fibromialgia, pero puede ayudar a mejorar las habilidades cognitivas afectadas por el trastorno.

LOS SIGNOS COGNITIVOS DE LA FIBROMIALGIA

ATENCIÓN, MEMORIA Y FUNCIONES EJECUTIVAS

Las personas que padecen fibromialgia presentan déficit en las funciones atencionales relacionadas con el componente ejecutivo de la atención, es decir, dificultades en planificación, mantenimiento de prioridades hacia objetivos relevantes, toma de decisiones, detección de errores o capacidad de dar respuestas nuevas a situaciones conocidas. A nivel de memoria los déficit se encuentran principalmente en la fase de codificación más que en la fase de almacenamiento de la información. También pueden presentarse problemas en el rendimiento de la memoria visual a corto y largo plazo, así como también en la funciones de orientación espacial y percepción de formas. Estudios aportan evidencias de la influencia del factor «distracción» en la capacidad de retención de la información a corto y largo plazo.

Los déficit atencionales y de memoria, son más marcados en aquellas tareas que implican una distracción al competir por una fuente de información, concluyendo que los pacientes de fibromialgia parecen ser especialmente sensibles a la distracción, al presentar dificultades para poder gestionar los elementos que se encuentran en su memoria de trabajo cuando deben competir con otros estímulos.

También podemos concluir que pueden presentar déficit específicos relacionados con el procesamiento de la información afectiva, deterioro en la respuesta de inhibición y un déficit selectivo en la capacidad de fluencia verbal fonémica, que no se explica únicamente por un mayor enlentecimiento en la velocidad de procesamiento de la información, sino que las mayores dificultades en la evocación de palabras parecen explicarse por un déficit en la etapa de acceso a las palabras.